Image

Dolores de dientes

Primero, enjuague bien su boca con agua tibia. Use hilo dental para quitar cualquier alimento atascado. Si tiene la boca hinchada, aplique compresas frías en el exterior de la boca o mejilla. Nunca coloque aspirina u otro analgésico contra las encías cerca del diente dolorido, ya que puede quemar el tejido de las encías. Consulte a su dentista lo antes posible.

Dientes astillados o rotos

Guarde cualquier pedazo. Enjuague la boca con agua tibia; enjuague cualquier pieza rota. Si hay sangrado, aplique una gasa en la zona durante unos 10 minutos o hasta que se detenga el sangrado. Aplique compresas frías en el exterior de la boca, mejilla o labio cerca del diente roto/astillado para reducir la hinchazón y aliviar el dolor. Consulte a su dentista lo antes posible.

Diente extruido (parcialmente desalojado)

Consulte a su dentista inmediatamente. Hasta que llegue a la oficina de su dentista, para aliviar el dolor, aplique compresas frías en el exterior de la boca o mejilla en el área afectada. Tome un analgésico de venta libre (como Tylenol o Advil) si es necesario.

Objetos atrapados entre los dientes

Primero, intente usar hilo dental para quitar muy suavemente y con cuidado el objeto. Si no puede sacar el objeto, consulte a su dentista. Nunca use un alfiler u otro objeto afilado para intentar sacar el objeto atascado. Estos instrumentos pueden cortar las encías o rayar la superficie del diente.

Corona perdida

Si la corona se cae, haga una cita para ver a su dentista lo antes posible y lleve la corona con usted. Si no puede ir al dentista de inmediato y el diente le causa dolor, use un hisopo de algodón para aplicar un poco de aceite de clavo en el área sensible (el aceite de clavo se puede comprar en su farmacia local o en la sección de especias de su tienda de comestibles). Si es posible, coloque la corona de nuevo sobre el diente. Antes de hacerlo, cubra la superficie interna con un cemento dental de venta libre, pasta dental o adhesivo para dentaduras, para ayudar a mantener la corona en su lugar. ¡No use pegamento instantáneo!

Brackets y alambres rotos

Si un alambre se rompe o sobresale de un bracket o banda y está pinchando su mejilla, lengua o encía, intente usar el extremo de goma de un lápiz para empujar el alambre a una posición más cómoda. Si no puede reposicionar el alambre, cubra el extremo con cera ortodóntica, una pequeña bola de algodón o un pedazo de gasa hasta que pueda ir a la oficina de su ortodoncista. Nunca corte el alambre, ya que podría terminar tragándoselo o respirándolo hacia sus pulmones.

Brackets y bandas sueltas

Vuelva a colocar temporalmente los brackets sueltos con un pequeño trozo de cera ortodóntica. Alternativamente, coloque la cera sobre los brackets para proporcionar un cojín. Consulte a su ortodoncista lo antes posible. Si el problema es una banda suelta, guárdela y llame a su ortodoncista para programar una cita para volver a cementarla o reemplazarla (y para reemplazar espaciadores faltantes).

Absceso

Los abscesos son infecciones que ocurren alrededor de la raíz de un diente o en el espacio entre los dientes y las encías. Los abscesos son una afección grave que puede dañar los tejidos y los dientes circundantes, y la infección puede extenderse a otras partes del cuerpo si no se trata. Debido a los graves problemas de salud oral y general que pueden resultar de un absceso, consulte a su dentista lo antes posible si descubre un hinchazón similar a un grano en su encía que generalmente es dolorosa. Mientras tanto, para aliviar el dolor y drenar el pus hacia la superficie, intente enjuagar su boca con una solución de agua salada suave (1/2 cucharadita de sal de mesa en 8 onzas de agua) varias veces al día.

Lesiones en los tejidos blandos

Las lesiones en los tejidos blandos, que incluyen la lengua, mejillas, encías y labios, pueden provocar sangrado. Para controlar el sangrado, esto es lo que debe hacer: Enjuague su boca con una solución de agua salada suave. Use un pedazo de gasa o bolsa de té humedecida para aplicar presión en el sitio que sangra. Mantenga en su lugar durante 15 a 20 minutos. Para controlar el sangrado y aliviar el dolor, aplique una compresa fría en el exterior de la boca o mejilla en el área afectada durante 5 a 10 minutos. Si el sangrado no se detiene, consulte a su dentista de inmediato o vaya a la sala de emergencias de un hospital. Continúe aplicando presión en el sitio que sangra con la gasa hasta que pueda ser atendido y tratado.